Elevando tu vibración a través del Pilar de la Purísima Luz Blanca — Fusionándose con la Presencia Yo Soy

Mis Hermanos de Luz, Yo soy Miguel.

A medida que atraviesas el camino hacia la Iluminación, puedes encontrar dificultades y obstáculos en tu camino para ponerte a prueba. Esto te hará más fuerte y te traerá sabiduría. Cuando pasas estas pruebas, evolucionas más. Los obstáculos son como huevos podridos. El miedo a enfrentar el obstáculo es como el olor de un huevo podrido. Puedes deshacerte del olor cuando te deshaces del huevo. La anticipación de cómo y qué haces, el miedo y la ansiedad de enfrentar el obstáculo te hace descender y baja tu Luz. Los problemas y obstáculos sirven distrayendo a la humanidad de la Luz. Sin embargo, a través de las distracciones, te hacen más fuerte. Con tus esfuerzos por eliminarlos, ganas impulso y te vuelves más decidido a buscar la Luz. Cuanta más Luz tengas, mayor será tu capacidad para sobrellevar futuras distracciones y obstáculos. A medida que evolucionas espiritualmente, te vuelves digno de una Luz mayor y con ella viene la habilidad de vencer todos los obstáculos.

Cuando eres capaz de ver el obstáculo como una mera distracción y la distracción como un medio para retrasarlo, entonces puedes asegurarte de que no estás distraído ni retrasado. Para lograr esta tarea, te enseñaré a invocar al Pilar de la Luz Blanca y Pura para que se forme a tu alrededor. El propósito de este pilar es aumentar su frecuencia vibratoria para ayudarlo a sentirse conectado con la Fuente. Entonces, no se distrae con facilidad ni se ve afectado por problemas y obstáculos. Los obstáculos solo pueden tener un impacto adverso sobre usted cuando usted lo permite. Les permites tener tal impacto porque te sientes solo, excluido, temeroso y perdido para enfrentarlo.

Cuando el Pilar está completamente formado y usted reside dentro de él permanentemente, puede permanecer separado del miedo al fracaso y al sentimiento de soledad, separación y rechazo. Cuando estás dentro del Pilar de Luz, te conectas con la Presencia Perfecta del Yo Soy el que Soy, Dios en Forma. Esta es la presencia individualizada de Dios que ha tomado forma y reside en la decimotercera dimensión de la realidad. A través de tu Doceavo Chakra eres capaz de conectarte con esta dimensión y experimentar la presencia perfeccionada del Yo Soy el que Soy, uniéndote y fundiéndote con la presencia.

Este es quizás el paso más importante para regresar a la perfección de nuestro Plan Divino Original. El Plan Divino originalmente planeado por Dios era permitirte permanecer conectado con Dios y con la Luz Blanca Pura en todo momento y en toda circunstancia. Entonces no podría haber miedo a la separación o la soledad. La Presencia Perfecta del Yo Soy el que Yo Soy, también conocida como la Presencia Yo soy o simplemente el Yo Soy, también se llama Presencia Mágica, Luminosa, Gloriosa y Victoriosa.

Para cambiar la energía en ti y alrededor de ti y para elevar tu propia vibración a la Luz Superior; cada mañana, al levantarse, invoque el Pilar de la Pura Luz Blanca para que se forme a su alrededor. Entra en la Luz y muévete para unirte con la Presencia del Yo Soy. Haz esto de nuevo por la noche antes de quedarte dormido.

Meditación para Recibir y Mantener la Luz Pura y Unirse con la Presencia YO SOY

Ahora te ofrezco un procedimiento para elevar tu vibración a la Luz Superior y mantenerte protegido en la Pura Luz Blanca del Yo Soy en todo momento. Ahora tome una respiración profunda y siéntese o recuéstese en una posición cómoda para comenzar este ejercicio de meditación.

Diga esta invocación,

“Invoco sobre el Pilar de la Luz Blanca y Pura para que descienda sobre mí y se forme a mi alrededor. Invoco la Presencia del Yo Soy lo que Soy. Le pido a la Presencia del Yo Soy que se una y se fusione conmigo.”

Puede tener dificultades para sentir un cambio o un alteración en su propio campo de energía al principio. Es importante que perseveres y sigas pidiendo que el Pilar de Luz te rodee. A veces tu vibración se ha vuelto tan lenta que la Presencia del YO SOY EL QUE SOY no puede alcanzarte. Esto se debe a que hay un cierto nivel de vibración de energía por debajo del cual no se extenderá. Por lo tanto, deberá elevar su propia vibración a una frecuencia que alcanzará la Presencia. El Pilar de Luz elevará la vibración a tu alrededor. Al permanecer dentro de él, las vibraciones inferiores se disuelven y usted comienza a reunir más Luz y Energía.

Pide el Pilar de Luz, el Cilindro de Luz, el Túnel de Luz; no importa cómo lo digas; lo importante es rodearse de Luz y permitir que aumente su vibración. Visualiza la presencia que te espera en la parte superior de este Pilar, Cilindro o Túnel. Imagina que está ahí. Deje que su corazón convenza a su mente de que está allí. En ese punto, comienza a mover la energía hacia arriba a través de tu Chakra Corona en la parte superior de la cabeza.

Sube dentro de este Pilar de Luz en la dirección de Luz Superior. Hay chakras sobre tu cabeza (chakras ocho a doce). Visualice que la energía se mueve hacia su Octavo Chakra, hace una pausa para energizar ese chakra y se mueve hacia la Novena. Repita para el décimo, undécimo y duodécimo Chakras. De esta manera, la energía mueve chakra por chakra para llegar hasta el Duodécimo Chakra en la decimotercera dimensión de la realidad hasta el Trono del Yo Soy el que Soy. Allí te encontrarás con la Presencia del Yo Soy. La Presencia Yo soy, que es la esencia de Dios manifestada en forma, está sentada en el Trono del Yo Soy lo que Soy.

Ahora visualízate acercándote para conocer la Presencia del Yo Soy, fusiónate y únete a ella. La Presencia tiene un cuerpo etéreo que emana luz pura. La luz brilla desde todas direcciones. Haga una pausa y medite durante un rato mientras se baña en la energía de la Presencia YO SOY.

Cada vez que practiques esto, podrás absorber un nivel más alto de Luz hasta que puedas comenzar a imbuir y encarnar la Luz de la Presencia del Yo Soy el que Soy. Entonces puedes ser invitado a sentarte en el Trono del Yo Soy lo que Soy y absorber completamente la Luz. Cuando te encuentres totalmente combinado con la Presencia, puedes solicitar que regrese contigo a tu cuerpo. Haz esto por tres rondas.

Ronda 1: te encuentras, te unes y te unes con la Presencia Yo Soy. Recupera la Presencia e imbuye tu cuerpo con la Presencia desde la parte superior de la cabeza hasta la base de los pies, hasta llegar al núcleo de la Madre Tierra.

Ronda 2: sube de nuevo dentro del Pilar de Luz Blanca hacia la Presencia del Yo Soy el que Soy; mézclese, fusiónese y únase en Unidad. Baje esa vibración de energía y llévala a cada chakra de su cuerpo y su ser, hasta la base de sus pies y desde sus pies al núcleo de la Madre Tierra.

Ronda 3: Regrese de la misma manera, y después de que se haya fusionado con la Presencia Yo soy, haga sus preguntas. Cuando haya terminado con sus preguntas, escuche las respuestas. Las respuestas restantes llegarán en el momento en que sean necesarias. Para reponer su cuerpo, traiga a su cuerpo a la esencia unida y fusionada del Yo Soy el que Soy.

Usos prácticos para este ejercicio: cuando está en medio de una reunión, una conversación grupal, con un cliente, un paciente, un miembro de la familia o un niño y siente que sus palabras no son penetrantes, o está perdiendo su enfoque , discúlpese por un momento para componerse. Vaya al baño, si esa es la única forma en que puede tener privacidad. Tenga un precioso momento de Unidad para reagrupar y practicar los ejercicios anteriores. Le tomará unos minutos al principio seguir los pasos. Puede tomar un tiempo para que sienta el impacto. A medida que practica y se familiariza con los pasos, sentirá el cambio más rápido. Puede llegar a un lugar donde el impacto se vuelve instantáneo.

Para regresar a la Unidad y liberarse de la separación, primero debe fusionarse y unirse con ese aspecto de Dios que tiene forma, la Presencia del Yo Soy lo que Soy. La Luminosa Presencia de Dios en forma puede parecerle un ser humano. Puede parecer andrógino o aparecer como hombre o mujer. Esa es su experiencia personal e individual. Si no ves realmente al ser, puedes obtener destellos de Luz o sensaciones en tu cuerpo de calma y paz. Puede sentir una sensación cálida y confusa como si hubiera regresado a un hogar amoroso.

La Presencia del Yo Soy lo que Soy es tu Derecho Divino. La presencia del Yo Soy el que Soy tiene la esencia de la Unidad. Regresarás al Yo Soy para conocer y recordar esta Unidad. El viaje de la Unidad de Dios y el logro último de la Iluminación es a través de esta Presencia.

En la Luminosa Presencia del Yo Soy,

Yo soy tu hermano Miguel. Así es.

Extractos del Camino al Libro de la Iluminación I, El Pilar de la Luz — pp 48-60

fuente: https://higherdensity.wordpress.com/2014/05/11/archangels-and-devas-blog-raising-your-vibration-through-the-pillar-of-pure-white-light-merging-with-the-i-am-presence-at-the-throne-of-the-i-am-that-i-am-11-2-13/

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.