Cintamani, mi experiencia, mi misión

Por Mariana C. (Loup Garou) Alguna vez te has preguntado, ¿Por qué estás en este mundo? Una pregunta que no solo en silencio me he formulado, buscando un sentido a las cosas siempre, y dentro de esa búsqueda tratando de encontrar respuestas, una serie de eventos me llevaron a formular nuevas interrogantes con maravillosas respuestas que mi ser superior reconoció de inmediato, la resonancia era mágica, todo me parecía tan familiar, que de inmediato mi sed por saber más me llevo a dedicarle horas a este nuevo recurso, uno maravilloso que si no fuera por Cobra no habría conocido, El portal 2012 y la palabra de Cobra con esa maravillosa informacion sobre el movimiento de Resistencia y la liberación del planeta para mí fueron como la luz que alumbró mi camino, uno que en el fondo ya sentía transitar desde siempre, sensación acompañada de una palabra constante que surgía desde lo más profundo de mi corazón —Quiero ayudar— esto le da sentido a mi vida.

Sé que son tiempos importantes y puedo ver la relación que cada uno tenemos entre sí como especie y así mismo con la madre Gaia que nos abriga y bendice cada día, así mismo con el universo tan vasto y lleno de vida maravillosa. Realmente puedo ver esa conexión de todos con el todo, como cuando escuchas una melodía que entra por tus oídos y llega profundamente a tu interior para así mismo amplificarse en tu corazón y finalmente brotar de tu interior y conectarse en una pulsación energética que se va envolviendo en una danza hacia la resonancia con la tierra y su campo electromagnético, así… conectado todo, así… maravilloso todo.

Cada uno de nosotros de algún modo hemos sido partícipes de esta “realidad” ficticia en la que estamos envueltos todos en este momento, pero ¿realmente somos concientes de la capacidad que cada uno tenemos para cambiarla? está “realidad” que nunca a sido realmente nuestra y en la que por alguna razón permanecemos creyendo que es lo más importante, el día a día, reconociendo falsamente a esta ” realidad” ficticia como nuestra, como si fuera la razón de nuestra existencia.

Cobra y las Cintamani

Cobra me mostró una ventana directa a la posibilidad de AYUDAR, ayudar a la madre Gaia y a todos sus habitantes, con el corazón en la mano creí en sus palabras, por qué se que con el corazón en la mano el las transmite a nosotros, si años atrás alguien me hubiera dicho que unas piedras especiales podrían transformar la energía, combatir la obscuridad, anclar la luz y crear una posibilidad para corregir el sendero y transformarlo en una hermosa rejilla de luz, probablemente no lo habría creído, sin embargo cada palabra escrita en ese blog era una un respiro profundo y lleno de alivio, lleno de vida, cambiando el gris por días dorados, luminosos, llenos de esperanza , ¡sí! había esperanza, para la madre Gaia y para todos nosotros.

Mi primer misión

Definitivamente no desistiría, una idea se me había metido en la cabeza y en el corazón, tendría que hacer posible lo imposible, solicite ser voluntaria para sembrar Cintamani, mandé más de un correo, a una dirección y a otra, cualquiera que me pudiera dar la posibilidad de contactar con alguien, cuando de repente un Chico maravilloso pago diez lecturas de tarot en Adoninas para ser sorteadas y con ese dinero poder costear el envío de las personas en lista de espera por una Cintamani para sembrar, y es que un golpe de suerte o una maravillosa racha de bendición permitió que yo fuera una de esas personas.

De inmediato pensé, ¿En donde será el lugar perfecto para sembrarla? tiene que ser un lugar donde la necesiten pero donde no corra el riesgo de que la saquen, por una futura construccion o restauración del lugar. En esos meses una ola de asaltos y ajustes de cuentas se desataron en la zona sur de la Ciudad donde vivo y justamente mis padres viven en esa zona. ¡Bien! ¡Ese era el lugar perfecto! El jardín de mis padres el cual está al frente de la casa tendría un lugar seguro para que Cintamani permaneciera, imaginaba el efecto que tendría en esa zona pero nunca el efecto que tendría en mi familia… todo lo desajustado, lo que estaba fuera de lugar comenzó a corregirse, la paz entro a la casa de mis padres y se acomodaron situaciones como por obra de magia, como por obra de una maravillosa racha de buena suerte.

hole1

Al parecer todo comenzó a fluir desde ese momento y recibí respuesta a uno de esos tantos mensajes que mande donde me concedían Cintamani para cinco lugares las cuales serían mandadas inmediatamente, wooow que maravillosa sensación, de inmediato comencé a planear mis viajes, sin posibilidad económica de hacerlos tenía la serteza de que las misiones se lograrían, mi plan para la segunda misión repentinamente cambio, cuando una tarde una querida amiga me llamo para invitarme a un viaje de fin de semana al Santuario de la mariposa Monarca en Angangueo Michoacán. “¡Podrás sembrar tus piedras ahí!” me dijo, ¡y claro que ese no era el plan! Sin embargo la vida me a enseñado que nada es por casualidad y fluir con la corriente.

Esa mañana desde el principito en carretera, la alegría se sentía en todos nosotros, todo transcurrió sin contratiempos. Una noche antes no dormí de la anciedad pensando, como abriré un hoyo en la tierra para sembrar las Cintamani si no puedo cargar con herramientas ya que el lugar está muy custodiado, tengo que ser muy discreta, pensé, y la única manera era guardar en mi bolsa, una cuchara de madera y un destornillador, con una botella llena de agua para beber, la cual usaría para remojar la tierra, sin saber si funcionaria, el plan continuaría pasara lo que pasara el ingenio vendría a mi en el momento justo. Mientras nos acercamos al santuario tuvimos que pedir referencias pues no teníamos muy claro cuál era el camino, y por una extraña razón nos mandaron al pueblo “El Rosario” decían, por el rosario encontrarán una entrada al santuario. No esperábamos que el pueblo tuviera una hermosa vista de la carretera para entrar al mismo y que es la que conduce hacia el santuario, así como nos sorprendió que nos cobraran para poder entrar al pueblo, sin embargo omitimos ese detalle y continuamos nuestro viaje.

Llegando al lugar nos recibió un lindo camino del estacionamiento hasta la entrada principal del santuario, con sus locales comerciales de madera que de inmediato nos transportaron a un lugar digno de una película de Hayao Miyazaki, y era tal nuestro ánimo que no nos importaron los veinte minutos cuesta arriba, entre mariposas monarcas, en tazas , vasos , libretas, ropa, e innumerables recuerditos llegamos a la entrada principal. En taquilla nos informaron de la sorpresa más grande que nos estaba aguardando el viaje, tendríamos que subir a caballo otros veinte minutos y de ahí llegar caminando media hora hasta la cima donde se encontraban las Mariposas… ¡Wow! ¡que aventura! y ahí en la fila esperando los caballos entre risas y chacoteo nos peleamos entre sí a un lindo caballo color crema, cuando de repente los guías comenzaron a presionar para que porfin alguien montara, mis amigos me se dieron el privilegio, y salimos en caravana,¡ por fin!

caballos1

Cuesta arriba, la vista era difícil de apreciar, el camino terregoso pero como Amazona nata y sin temor alguno saque mi celular y comencé a grabar la aventura, mi primera vez a caballo tenía que quedar para la posteridad.

Yo pretendía formar un vínculo con ese lindo amigo equino así que pregunte su nombre y resultó ser Lobo, los gritos de mis amigos que venían detrás de mí no se hicieron esperar pues mi segundo apellido significa lobo y ellos conocen del gran vínculo que tengo con este animal, todo se sentía como un mensaje en cada detalle.

Cuando porfin llegamos a la explanada, nos tomamos unos minutos para las fotos del recuerdo, me despedí de Lobo y me integro con mis amigas. estando ahí compartiendo nuestras experiencias un caballo metió su cabeza bajo el brazo de una de mis amigas, ella reaccióno con mucha ternura por qué el caballo se comportaba sumamente cariñoso, lo acariciamos y lo agarramos a besos, cuando me percate de que el caballo estaba conmovido, lágrimas le brotaban de sus ojos y comprendimos que este hermoso animal estaba demostrándonos el sufrimiento de su vida, un ser sensible que posiblemente nunca en su vida habría recibido una muestra de cariño, su nombre era payaso, pero más que hacernos reír, teníamos la tristeza y la impotencia de no poder ayudarlo a salir del maltrato de la exploración.

Continuamos nuestro camino, media hora cuesta arriba a pie, ¡y fue maravilloso! El viento puro, el sol entre los árboles y poco a poco nos fuimos encontrando con Mariposas apareándose en el suelo o retozando en los arbustos, hasta que porfin llegamos al final del camino donde infinidad de Mariposas llenaban los árboles y el entorno se cubría de todas ellas aleteando, como flores en el aire, verdaderamente un agasajo del que no queríamos separar la mirada.

Me tome unos minutos para disfrutar pero tenía una misión que cumplir, y efectivamente tal como lo pensé, la zona estaba rodeada de mucha seguridad, identifique el uniforme, y como película de espionaje y acción comencé a analizar el área, en cuanto vi mi oportunidad la aproveché, un grupo de turistas eran escoltados de regreso y era un grupo grande con el guía a la cabeza, ¡pero por supuesto que sacaría ventaja!

Me integre al final del grupo, la misión casi se ve comprometida cuando una de mis amigas me ve alejarme con el grupo y me grita desde la distancia, “¿¡Amiga vas a eso!?” casi casi le hice veinte mil gestos con las manos para que guardara silencio y solo conteste, los veo abajo, a un par de pasos descendiendo a mi izquierda encontré un lugar hermosamente verde y lleno de musgo, y pensé, “¡¡ahora es cuando!!!”

Tal cual la pantera rosa me escabulli en cuanto el guardia se distrajo y crucé la cinta amarilla que restringía el paso y corrí, corrí y corrí hasta un tronco que alguna vez fue un gran árbol para que esté me sirviera de escondite, agitada me senté y rápidamente saque mis maravillosas herramientas primitivas, moje la tierra con el agua y clave el destornillador en la tierra, balanceandolo de un costado a otro, pero como flor la tierra se abrió de inmediato, como si supiera que recibiría a las pequeñas Cintamani que deposite sin más agitación y con toda calma, di gracias a la madre Gaia y las cubrí diciendo —En armonía con el universo y con todo lo que nos rodea, por el poder del amor , por el poder de las tres veces tres—, pensando en el caballo “el payaso” y las lágrimas en sus ojos, pensé en el increíble espectáculo que acababa de prescenciar, y así! solo así, llegaron esas hermosas palabras a mi, se sentían tan naturales como mi momento con el entorno y sin recordar que estaba en una área cerrada a los visitantes, tome coordenadas y fotos para documentar la locación de las piedras… y cuando estuve lista me paré, con toda calma me incorporé al camino.

La caminata de regreso fue asombrosa, el paisaje hermoso y ahí yo sola en la montaña reflexione cada detalle que se presentó como una señal para mí, el nombre del lugar, el nombre de mi caballo, ¿cómo es que fui a parar ahí si ese no era el plan? pero como una epifanía me di cuenta de que ese siempre fue el plan pero yo no lo sabía. Esta misión fue para todos los animales del lugar, ese increíblemente bello lugar por qué gracias a ellos la energía se mantiene en balance y sé que las piedras Cintamani replicarán todo ese amor que ahí existe, con respeto a los guardianes del lugar, fui agradeciendo escalón por escalón, por esa maravillosa oportunidad de Ayudar. Espero más adelante contar mi tercer misión, una misión que implicó subir un cerro y cuatrocientos escalones cuesta arriba en el místico valle de Pátzcuaro Michoacán. Namasté.

escalera1.jpg

3 thoughts on “Cintamani, mi experiencia, mi misión

    1. Gracias por leer mi inexperto relato, con todo el corazón espero transmitir esa maravillosa experiencia para les llegue el deseo y que se unan a esta noble causa por el bien de Gaia Terra y toda la humanidad

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.