Sanando a través del Balance — Parte 1

(Untwine) Creo que cualquier problema puede remontarse al desequilibrio, y que analizando sus mecanismos podemos curarnos de la causa raíz del problema.

Ya expliqué que lo femenino, es la recepción, la unidad, la conexión, la compasión, la aceptación, el dejar ir, y que lo masculino es acción, individualidad, singularidad, elección, libre albedrío.

Esto se puede ver al observar la dinámica de los órganos sexuales, el sol y la luna, y otros arquetipos masculinos y femeninos.

La luna y el yoni reciben, se mantienen y generan pasivamente. Esta receptividad es lo que permite que todo se mantenga unido.

El sol y el lingam toman iniciativas, entran, dan, generan activamente. Esta acción es lo que permite el movimiento, del punto A al punto B, por lo tanto, crea individualidad entre varios puntos: cada momento, cada ser vivo es único.

twincouple

Aquí estoy hablando de energías y no de géneros. Cada cuerpo en el universo tiene ambas polaridades en el interior, de lo contrario simplemente no existiría. Sin embargo, también desempeñamos un papel en el mandala de la creación y las configuraciones físicas crean energía, cuando se dibuja un pentagrama se crea una energía, y de la misma manera el género y otras configuraciones físicas crean energía.

Todo en cada escala en la creación es un equilibrio perfecto entre recepción y acción, individualidad y unidad. Todo es único y todo es uno.

Si perdemos una polaridad en alguna parte de nuestra vida, comenzaremos a sufrir y permaneceremos bloqueados hasta que se restablezca el equilibrio. Esta es la razón por la cual aquellos que buscan esclavizarnos tienen una estrategia central para crear desequilibrio, mantener a las personas bloqueadas en cualquier polaridad y crear un conflicto artificial entre las dos polaridades.

Esto puede suceder en ambos sentidos. Una de ellas es la versión distorsionada de la energía masculina y otra es la represión de la energía femenina. Esto se manifiesta cuando las personas no consideran que todos somos uno, estamos conectados, somos interdependientes, y que no existe nada aislado, cuando las personas actúan de manera egoísta, roban, compiten entre sí, piensan que algunos tienen que perder para que otros puedan ganar, cuando todos tienen miedo de recibir, escuchar y conectarse entre sí, cuando las personas piensan que son más importantes que los demás, y abunda el egoísmo.

La otra forma es una versión distorsionada de la energía femenina, y una represión de la energía masculina, que puede llamarse la matrix (matriz significa útero). Esto se manifiesta cuando uno no considera su propia individualidad o la de los demás, piensa que todos somos solo el producto de nuestro entorno, cuando las personas no aceptan que otros tengan diferentes gustos o formas de vida, y hace cumplir un sistema donde todos tienen pensar lo mismo, parecer lo mismo, etc., y donde la iniciativa y expresión individual es reprimida.

Ambas energías están entrelazadas, la individualidad (masculina) tiene que ser aceptada (femenina), y la unidad (femenina) debe ser realizada en acción (masculina). Uno no existe sin el otro. No están en conflicto, son amantes. Ambos son igualmente divinos e importantes.

Veamos un ejemplo del proceso de curación: cuando alguien tiene sentimientos y / o pensamientos difíciles, hay dos enfoques para ese problema. El lado femenino es aceptar, aceptarte de todos modos, aceptar recibir y sentir los sentimientos en ti, para que no se estanquen y puedan fluir y ser liberados. Esto es muy importante, porque mientras estén reprimidos y no sean admitidos ni recibidos, entonces no podrán moverse y permanecerán allí.

Vashti

Vashti Bunyan: otro día de diamantes (432 hz)

El lado masculino es actuar sobre la situación, salir de ella eligiendo lo que quiere, tomar una decisión y enfocarse en ella. Esto es igualmente importante porque somos el creador y las cosas no pueden cambiar a menos que creamos, co-creamos y participemos.

divine masculine

Devendra Banhart: este es el camino (432 hz)

Otro ejemplo es la actitud de las personas hacia los cambios, tanto en sus vidas personales como a nivel mundial en el planeta. El lado masculino dice que somos los únicos que podemos hacerlo, que nadie lo hará por nosotros, que nadie viene a salvarnos. El lado femenino dice que debemos dejarlo ir y confiar en el plan divino, reconocer y aceptar que necesitamos ayuda. A menudo estos dos lados se presentan como contradictorios, pero no lo son. Ambos son válidos y ambos son necesarios para crear un cambio armonioso.

Mientras uno permanezca anclado sólamente en una de las polaridades, la situación está estancada. Cuando ambos aspectos se abordan por igual, entonces la situación puede sanar.

Este es el principio que se puede aplicar a cada situación dentro y fuera.

I – IIIII

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s